Qué estás dispuesto a hacer por tus hijos?

Por mi hija, hace unos meses acepté 2 retos:

  • Leí un cuento a su clase, en Holandés
  • Organicé su fiesta de cumpleaños con un MONTON de niños

Pero qué exagerada! si no es el fin del mundo!… estarás pensando. Pero si me conoces, sabrás que hablar en público en Holandés y organizar un evento con más de DOS niños, me sacan TOTALMENTE de mi zona de confort!

Primer reto

Estaba nerviosa, tenía miedo de hacer errores de pronunciación y me imaginaba la cara de los niños aburrida y confusa mientras leía el cuento. Pero Bueno, ya había aceptado el reto y Camila estaba emocionada de tenerme en su clase. Así que me preparé: escogí un buen libro, lo leí en voz alta muchas veces y le pedí consejo a mis amigas.

Se llegó el día, y mientras íbamos de camino a la escuela, le dije: “Chiquis, casi se llega la hora!

Estás nerviosa porque es en Holandés verdad?”, me preguntó. Me sorprendió que no sólo notó que estaba nerviosa, sino también sabía la razón!.

No te preocupes mama, inhala-exhala y todo va a estar bien”, me dijo 🙂

Se llegó la hora, la profe anuncia mi nombre y ay voy!…

15 minutos de historia, pretendiendo ser un dinosaurio, un perro, un niño… yo estaba TAN llena de energía, que el aplauso de los niños me dió la señal que el tiempo había terminado.

Camila estaba SUPER contenta, y yo también!

 

Segundo reto

No lo podía creer, 22 niños habían confirmado para la fiesta! OMG!

Dos días antes de la fiesta, Walter me preguntó “Ya pensaste en la logística para ese día? Van a ser 22 niños!”. Había preparado algunos detalles, mi mami y algunos amigos estarían ahí para ayudarme. Estaba preparada, pero no lista!

Se llegó el día de la fiesta… Los niños llegaron a tiempo y estaban llenos de energía. Había preparado un programa y algunas instrucciones para explicar al inicio, pero cuando entraron a la sala de juegos y tiraron sus abrigos y zapatos, simplemente les dije: a jugaaaaar!

Tres horas se fueron volando! Los papás llegaron a recoger a sus hijos y sólo podía ver caritas felices y sudadas a la hora de decir adiós.

El lunes cuando llegué a la escuela la profe me preguntó: “Hey, cómo estuvo la fiesta? Aquí todo mundo habla de eso!

Misión cumplida!

 

El salir de tu zona de confort, simplemente por amor, no puede traer más que ganancias! Probalo!

Mirame la cara, la adrenalina me sale por los poros! jajaja

Hasta la próxima,

 

Kaqui….

Advertisements